General

Fiesta del Cine no accesible para personas sordas

Con motivo de una nueva edición de la Fiesta del Cine, que se celebra en todo el país, la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (FIAPAS) reclama la atención de sus organizadores para que tengan en cuenta como espectadores al 8 % de la población, con discapacidad auditiva y problemas de audición, que no puede acceder en igualdad de condiciones a estos productos cinematográficos sin subtitular y que se exhiben en salas inaccesibles.

A pocas horas de que comience una nueva edición de la Fiesta del Cine, en la que participan más de 3.000 salas, FIAPAS hace un llamamiento a la Confederación de Productores Audiovisuales (FAPAE), la Federación de Distribuidores Cinematográficos (FEDECINE), la Federación de Cines de España (FECE) y al Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), para que sean conscientes de la importancia y la necesidad de la accesibilidad audiovisual en la producción, distribución y exhibición cinematográfica.

La actual Ley del Cine y su normativa de desarrollo contravienen la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, al no considerar la accesibilidad audiovisual como un requisito indispensable a la hora de conceder las diferentes subvenciones tanto a la producción como a la distribución y exhibición de obras cinematográficas y audiovisuales.

Al no ser obligatoria la accesibilidad audiovisual, se priva del derecho a disfrutar de la cartelera al 8 % de la población general (más de tres millones de personas en nuestro país) que presenta problemas auditivos de distinto tipo y grado.

De hecho, en España apenas hay salas de cine que proyecten películas subtituladas para personas sordas.

También es escaso el número de cines que disponen de salas habilitadas con bucle magnético, recurso que permite a los espectadores sordos poder seguir la proyección a través de sus prótesis auditivas, ya que acerca la señal sonora y mejora la recepción del sonido.

FIAPAS recuerda que el 4 de diciembre de este año se cumple el plazo que establece la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social, para que todos los productos, bienes, entornos y servicios sean accesibles. Por este motivo, la industria del cine también debe implicarse y concebir la accesibilidad desde el origen de cualquier producción cinematográfica y audiovisual, máxime en aquellas que van a ser subvencionadas con fondos públicos.