Claudia T. Escorcia, en la I Jornada de Atención temprana del niño/a con deficiencia auditiva en CyL

 

Claudia T Escorcia, profesora, investigadora y asesora internacional en temas de implementación de prácticas recomendadas en Atención Temprana. Acercó  a los presentes en la I Jornada de Atención temprana del niño/a con deficiencia auditiva en CyL, organizadas por FAPAS CyL, la ponencia “Prácticas recomendadas para la atención temprana centrada en la familia”.

La investigador a través de la interacción con el público mostró el panorama al que se enfrentan los padres ante el diagnóstico de sus hijos. Como desde ese primer momento los progenitores viven en “un ejercicio de equilibrio continuo”. De ahí que necesiten los apoyos de profesionales comprensivos que no se conviertan “en una losa” que tiren por tierra “todo en lo que creen, lo que hacen y lo que esperan”, recalcó.

Dejó claro que la ayuda a recibir por los padres debe ser “efectiva, no me sirve la ayuda de la persona que me está diciendo constantemente lo que tengo que hacer”. Es muy importante para esta investigadora ser conscientes de que  “cada persona tiene un tiempo y nosotros como profesionales tenemos que aprender a respetar ese tiempo”. Abogó por aparcar la teoría y pensar más en qué necesita la familia y cómo lo necesita. Aquí entra la necesidad de aplicar prácticas recomendadas para mejorar el trabajo con las familias. Están se centran en: la familia, los procesos de evaluación, el entorno, la instrucción, la interacción, el liderazgo, el trabajo en equipo y la transición a las distintas etapas de vida.

Para la especialista al trabajar con las familias hay que conocer sus interacciones en el espacio privado, su realidad, porque “yo no tengo que decirte lo que tienes que hacer, pero sí tengo que acompañarte y, juntos, ver qué es lo que más se acomoda a tu situación”. Es necesario para ella, además de una práctica relacional, una práctica participativa, en donde, realmente, el profesional “valide a los progenitores como las personas que más saben de sus hijos, como las personas que van a poder tomar decisiones”. “Yo puedo acompañar, puedo ofrecer estrategias, pero la capacitación, la competencia y las habilidades son de cada uno de los miembros de esa familia”, sentenció.

En cuanto a la evaluación la investigadora insiste en dejar a un lado los test y hablar con las familias para conocer su realidad y necesidades. “Yo quiero tomar decisiones, con la familia y  la familia tiene que tomar decisiones informadas. Pero esas decisiones no pueden estar basadas única y exclusivamente en un test”, recalcó. Porque conocer las necesidades familiares ayudará a crear “entornos competentes junto con la familia, donde el niño va a tener más oportunidades de aprendizaje y, por lo tanto, va a evolucionar más”. Esos entornos pueden ser: físicos, sociales y temporales. “Estas familias que, cuando tienen a un niño con un problema, se cierran, dejan las amistades, todo lo focalizan en el niño. Y luego se encuentran muy solos”, enunció. Esa situación, si se conoce, se puede cambiar gracias “a las asociaciones y lo encuentros de padres”.

En cuanto a la intervención para Escorcia no debe centrarse “en lo que yo hago en 45 minutos con el niño”, los objetivos de las intervenciones deben estar integrados en las rutinas de esas familias. “Tenemos que modelar, capacitar, hacer competentes a todos los miembros de la familia para que realmente haya un aprendizaje”, remarcó.

La especialista insistió en la importancia de la coordinación entre “la administración, los gestores, las familias, los profesionales y las políticas sociales”. Debe darse un trabajo conjunto en donde las familias “son el motor”.

No pudo olvidar la importancia vital de las transiciones de los niños en las distintas etapas. Deben ser acompañados en todas ellas porque las familias “necesitan equilibrio, necesitan apoyo, necesitan información y necesitan capacitación”.

Para ella lo que siempre queda demostrado es que “cuando los profesionales escuchamos a las familias, las cosas funcionan mejor. Así que vamos a construir y a crecer juntos. Familias y profesionales tenemos en nuestras manos un reto increíble”, concluyó.

FAPAS CyL es el responsable del tratamiento de sus datos personales. Utilizamos cookies técnicas que son necesarias para el funcionamiento de la página web y, si Ud. lo consiente, utilizaremos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios; medir la audiencia; identificar las preferencias y mostrar publicidad mediante el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios (por ejemplo, páginas visitadas). Consulte nuestra Política de Cookies AQUÍ.   
Privacidad