José Manuel Gorospe en la I Jornada de Atención temprana del niño/a con deficiencia auditiva de CyL

 

José Manuel Gorospe Arocena, médico de la Unidad de Foniatría, Logopedia y Audiología Infantil, Servicio ORL del Hospital Universitario de Salamanca, presentó el “Proyecto de Atención Integral del niño/a con deficiencia auditiva en Castilla y León” dentro de la I Jornada de Atención Temprana.

El especialista destacó que este programa de atención ha supuesto un gran adelanto ya que define con gran precisión la detención y el diagnóstico. Quiso destacar dos objetivos dentro del este modelo de atención precoz. Por un lado habla de “mejorar la calidad de vida centrándose en la atención integral y por otro busca garantizar la calidad en todas las fases del programa: el cribado, diagnóstico, tratamiento y seguimiento”. Gorospe reconoció que en el ámbito del tratamiento “nos estamos quedando un poquito atrás”.  Argumentando que el proyecto de Atención temprana no crea un modelo específico para el niño con deficiencia auditiva. Insistió en que se ha mejorado mucho la calidad de vida de muchos casos, “pero no en todos y en la medida que podría ser posible”.

El especialista resumió las conclusiones del estudio respondiendo a varias preguntas. Hablando de deficiencia auditiva consideró que no hay una evolución equivalente entre desarrollo y atención temprana ni tampoco un programa específico. Recalcó la importancia de aplicar la evidencia científica en este ámbito, además de los consejos internacionales.

De vital importancia para Gorospe es crear formación específica para los profesionales, ya que esta discapacidad es “muy diferente del resto”. Así como la necesidad de una evaluación continua de cada niño y de los resultados generales. Ambos son  puntos fuertes del programa de Atención temprana que se imparte en el Estado de Colorado y que se presentó en la siguiente ponencia a cargo de Christine Yoshinaga-Itano, referente internacional en este campo, como remarcó el foniatra.

En nuestro modelo el nivel socioeconómico de las familias marca aún diferencias en los resultados de los niños, siendo peores en niveles inferiores, algo que sucede en menor medida en el modelo del Estado de Colorado ya que cuanto mejor es la atención temprana es menos relevante ese valor.

José Manuel Gorospe recalcó que el programa de atención temprana al niño y sus familias parece estar enfocado en la consecución del implante coclear, algo erróneo a su parecer. “En el mejor de los casos, un niño implantado a los 12-18 meses, ha estado casi un año sin oír casi nada, y va a tardar otro año más, hasta los dos años, en tener lenguaje. No podemos estar esperando a que tenga el implante coclear”. Es necesario atender a las necesidades del desarrollo integral de ese niño antes del implante.

Gorospe insistió en la necesidad de incrementar los recursos, tanto sanitarios como educativos: “los niños no tienen acceso, en todas situaciones, a modelos educativos que les permitan ese desarrollo cognitivo, lingüístico y comunicativo. Realmente el alumnado con discapacidad auditiva es un alumnado diverso, pero tiene necesidades comunes que podríamos asegurar en un entorno educativo”.

Para finalizar Gorospe propuso la creación de un grupo de trabajo interprofesional que revise todas las cuestiones plateadas y todas las etapas de la atención temprana, que esté integrado por profesionales, representantes de las familias y sus asociaciones. Con la idea de crear un “libro blanco específicamente de atención temprana para el niño con deficiencia auditiva, para dar continuidad y mejorar”.

FAPAS CyL es el responsable del tratamiento de sus datos personales. Utilizamos cookies técnicas que son necesarias para el funcionamiento de la página web y, si Ud. lo consiente, utilizaremos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios; medir la audiencia; identificar las preferencias y mostrar publicidad mediante el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios (por ejemplo, páginas visitadas). Consulte nuestra Política de Cookies AQUÍ.   
Privacidad